El origen del campus sustentable

El movimiento de campus sustentable nació en 1990 con la Declaración de Talloires, una declaración a favor de la sustentabilidad, cuya función es que las instituciones de educación superior lideren el desarrollo de la sostenibilidad mundial.

Este documento compromete a las universidades a proyectar un desarrollo sostenible a través de 10 puntos específicos:

1. Aprovechar cada oportunidad para despertar la conciencia del gobierno, las industrias, las fundaciones y las universidades expresando públicamente la necesidad de encaminarnos hacia un futuro ambientalmente sostenible.

2. Incentivar a la universidad para que se comprometa con la educación, investigación, formación de políticas e intercambios de información de temas relacionados con población, medio ambiente y desarrollo y así alcanzar un futuro sostenible.

3. Establecer programas que formen expertos en gestión ambiental, desarrollo sostenible, demografía y temas afines para asegurar así que los egresados universitarios tengan una capacitación ambiental y sean ciudadanos responsables.

4. Crear programas que desarrollen la capacidad de la universidad en enseñar el tema del medio ambiente a estudiantes de pregrado, postgrado e institutos profesionales.

5. Ser un ejemplo de responsabilidad ambiental estableciendo programas de conservación de los recursos, reciclaje y reducción de desechos dentro de la universidad.

6. Involucrar al gobierno (en todos los niveles), a las fundaciones y a las industrias, en el apoyo a la investigación universitaria, educación, formación de políticas e intercambios de información sobre desarrollo sostenible. Extender también este trabajo a las organizaciones no gubernamentales (ONG) y encontrar así soluciones más integrales a los problemas del medio ambiente.

7. Reunir a los profesionales del medio ambiente para desarrollar programas de investigación, formación de políticas e intercambios de información para alcanzar de esta forma un futuro ambientalmente sostenible.

8. Asociarse con colegios de educación básica y media para capacitar a sus profesores en la enseñanza de problemas relacionados con población, medio ambiente y desarrollo sostenible.

9. Trabajar con la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, CNUMAD, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, y otras organizaciones nacionales e internacionales para promover un esfuerzo universitario a nivel mundial que conlleve a un futuro sostenible.

10. Establecer un Comité Directivo y un Secretariado para continuar esta iniciativa y para informarse y apoyarse los unos a los otros en el cumplimiento de esta Declaración.

Declaración de Talloires: http://bit.ly/2cfi8CU

El profesor Geovanni Siem, coordinador del proyecto UCV Campus Sustentable, nos explica cómo la casa de estudios se unió a contribuir con esta declaración de Talloires:

“La Universidad Central de Venezuela en el año 2012, firmó la adhesión a una red que se llama ULSF, que significa Líderes Universitarios para un Futuro Sostenible, que es justamente la organización que lleva el legado de la Declaración de Talloires, permitiendo el acceso a informaciones sobre otros campus, sobre los avances que tienen otras regiones, sobre las buenas prácticas que se hacen en universidades de mayor desarrollo, y así tener una oportunidad de vincularse con esos movimientos, porque el conocimiento es actualmente compartido y multidisciplinario, lo que nos conecta con las tendencias mundiales en el desarrollo sostenible.”

Puedes saber más sobre el desarrollo del campus sustentable de la UCV con el profesor Geovanni Siem, te dejamos un video en el siguiente enlace: http://bit.ly/2cXVtKI